Gadgets para el jardín

INFORMACIÓN IMPORTANTE:

Este contenido ha sido publicado en el pasado. Desde noviembre de 2017 el Mercado de la Buena Vida tiene otro formato. Visita nuestra web para saber más.

Basta de ahogar sin remedio a los cactus. Se acabó eso de vivir angustia con cada hoja seca. Termina con el cementerio de macetas de tu balcón. Ya no hace falta tener pericia o nacer con el don de la botánica. Ahora, gracias a los Gadgets para tu jardin, tu smartphone puede convertirte en jardinero con la misma facilidad que tuiteas durante la final de la Copa del Rey. 

Vivimos tiempos en los que asegurar que la tecnología forma parte de nuestras vidas suena tan antiguo como un teléfono fijo. En un mundo donde puedes comprarte  gadgets para tu jardin o para que haga de tu madre (¿por qué no padre, señores desarrolladores?) y te eche la bronca si no has dedicado suficiente tiempo a lavarte los dientes, queda claro que hay aplicaciones -o apps- para cubrir cualquier inexperiencia o falta de maña. Y si hay una actividad, junto a la plancha y la cocina, donde el reproche paterno ‘qué poca mano tienes hija/o’ campa a sus anchas es la jardinería. Por suerte, en este campo también comienzan a florecer toda clase de aparatos capaces de avisarte cuándo regar, cambiar de fertilizante o, incluso, aconsejarte la mejor planta para cada lugar. Baratos no son, pero al cabo estamos hablando de mantener con vida a otro ser vivo.

images

Con forma de muñeca rusa, Mother de Sen.se vigila que te portes bien.

Uno de los más populares es Parrot Flower Power. Ideado por la compañía francesa de loro, esa que parece haber hecho todos los bluetooth de coches del mundo, la maquinita se propone “acercar la jardinería de precisión a todo el mundo”. Mide temperatura, humedad, radiación solar y la conductividad eléctrica del suelo para saber si el fertilizante está haciendo bien su trabajo. Cuenta con una amplia base de datos de vegetales, con detalles de cómo cuidarlos, y te avisa al móvil cuando algo no está bien en tus macetas o en tu huerto. Cada unidad cuesta unos 49 euros en la tienda on-line de la firma, pero puedes encontrar fácilmente Gadgets para tu jardin.

Flower Power

A la derecha de la imagen y con aspecto de palo, Flower Power haciendo de las suyas. Foto: Parrot.

Otra opción es Koubachi. Con aspecto de palo de golf galáctico o diseño arquitectónico de Calatrava, este gadget asegura llevar la jardinería un paso más allá. De nuevo, se encarga de medir humedad,fertilizante, luz… y de advertirte vía móvil o correo electrónico de las necesidades de la planta. Cuenta con una enciclopedia de vegetales en constante actualización y te deja vía libre para experimentar: cada vez que hagas algo que no forma parte de sus recomendaciones, toma nota y adapta su plan a tus rarezas, para que puedas regar fuera del tiesto. Por ahora, está disponible en inglés y alemán. Hay un aparato para plantas de interior (89 euros) y otro para exterior (119).

17b-ba371fffa8584e5acf3fd2b5fe6140c6

Un koubachi entre la maleza.

Si eres de los que prefieres hacer las cosas por tu cuenta, no estás solo: GardenBot es un sistema de monitorización para jardineros open-source ideado por Andrew Frueh después de conocer arduino. Especialmente pensado para DIYers de vocación. Con similar apuesta por el código libre nace Harvest Geek, un proyecto gestado en la popular web de crowdfunding Kickstarter y que, entre otras bazas, manda los datos que recolecta el sensor a una nube para que puedas disponer de ellos y adaptarlos a tus necesidades: dicen sus creadores que es fácilmente escalable, por lo que sirve para una gran explotación agrícola como para un jardín de uso personal.

Three_mikeedit-d22b4366f7b9a441b4e365d60d9e05bc

Esquema de funcionamiento de Harvest Geek. Foto: HG.

Las opciones de monitorización remota de jardines -categoría que parece englobar a todos estos aparatejos- se reproducen casi por esporas: los hay muy pequeños, como wimoto, para frikis de la hidroponía (dícese del método utilizado para cultivar plantas usando soluciones minerales en vez de suelo agrícola) o para quienes se olvidan de que estos aparatos necesitan baterías de vez en cuando.