INFORMACIÓN IMPORTANTE:

Este contenido ha sido publicado en el pasado. Desde noviembre de 2017 el Mercado de la Buena Vida tiene otro formato. Visita nuestra web para saber más.

El doctor Nacho Martín (Emilio Aragón) y Alicia (Lidia Bosch) son iconos de la moda global gracias al normcore fashion. 

Ese anodino jersey de un indeterminado color grisáceo quizá acrílico, quizá algodón, quizá punto. Sí, ese que combina con pantalón de chandal, vaquero, chino, bañador y vale literalmente para un roto y un descosido. Esa prenda en la que nadie se fijaría en el centro comercial porque casi todo el mundo lleva algo parecido. Vamos, lo que viene siendo un jersey normal de los que tiene en su cajón. En efecto, ¡ese! Consérvelo como oro en paño: es un must have trendy que todo fashionista que se precie tiene que echarse encima siguiendo el hype de la temporada. No se preocupe si no ha entendido en absoluto esta última frase. Eso significa que usted es lo que los cazadores de tendencias, estilistas, editores y blogueros consideran una persona ‘que viste normal’ y lo que debe saber es que, hasta nueva orden, usted está de moda. Si en su armario tiene suficiente ropa como para vestir al elenco de una hipotética secuela de Médico de Familia, su vestuario es normcore,  el término que más ampollas está levantando en el universo fashion.

Emilio Aragón

Emilio Aragón marcando tendencia.

La palabra es un invento de la consultoría de tendencias con base en Nueva York K-hole que saltó a la palestra gracias a una pieza publicada en Nymag. Y de ahí, al resto del mundo moda, que asiste a la nueva última tendencia preguntándose si es todo un chiste, la reacción a la revolución hipster o la rebelión del vecino del quinto a esa plaga de gente moderna fotografiando estilismos por las calles, las redes sociales y los blogs llamada street style.

El boom del normcore se ha convertido en la burbuja del normcore en menos de lo que se tarda en pronunciar el palabro. La polémica es tal que incluso los padres  han tenido que salir en defensa de su hijito: según han aclarado, el concepto normcore nada tiene que ver con vestir tan normal como Pepe Viyuela haciendo de Chema cargado de tomates. La idea clave es reivindicar ‘ser normal’ en cualquier lugar y condición. O, lo que es lo mismo, vivir con felicidad ser uno más.

Chemad

Se del montón, my friend, y estarás en la pomada.

Así que no corra a la Milla de Oro en busca de prendas de firma de corte ‘normal’. Abra su armario, busque, rescate y disfrute… Y, si no le apetece, en La Buena Vida le animamos a que lo haga igualmente. El próximo sábado, 26 de abril, Al Trapo Lab ofrece un taller de reciclaje textil para darle una vuelta a la ropa que ya no usamos y devolverla a la vida con sencillas técnicas de costura. Para hacerla fuera de lo común o para convertirla en algo de lo más normal.

Solo el tiempo dirá si el movimiento normcore se populariza hasta el punto de que los modernos de Malasaña escuchen los éxitos de Los 40 Principales. En La Buena Vida, sinceramente, no tenemos ni idea y no sabemos si nos importa ¿será eso una actitud normcore fashion? 🙂

2 Comments

  1. Itzi el 22 abril, 2014 a las 11:17 am

    Gracias Miguel por este post del Normcore. Cuando he visto la foto de Emilio Aragón y Lydia Bosch ya me tenías en el bote, pero cuando me he puesto a leerlo me he declarado fan total de este movimiento Normcore. Quiero resaltar que mientras escribo estas líneas estoy escuchando a Malú en los 40 Principales. Algo está pasando…



  2. Miguel el 23 abril, 2014 a las 12:04 am

    Gracias a ti, Itzi! El solo hecho de que hayas escrito un comentario tan bonito deja a las claras que estás más de moda que pasar del Metro y coger el autobús, leer el Pronto en vez del Neo2 y comer torrijas de vino mientras juras tu odio al cupcake. Viva tú!