#VegetalesVintage: La Nabiza

INFORMACIÓN IMPORTANTE:

Este contenido ha sido publicado en el pasado. Desde noviembre de 2017 el Mercado de la Buena Vida tiene otro formato. Visita nuestra web para saber más.

#VegetalesVintage: La Nabiza, descubriendo que los vegetales no crecen en bolsas listas para consumir desde 2014.

Bienvenidos ‘Vegetales Vintage’, una sección autoimpuesta por el equipo de La Buena Vida para salir del confortable triángulo que componen el tomate, la lechuga y la cebolla en nuestra nevera. Nuestra intención es sacar del olvido (e introducir en nuestra casa) aquellas verduras cuyo nombre solo escuchas a) cuando vas al pueblo, b) cuando viene tu tío del pueblo, c) cuando en Masterchef van a algún pueblo y d) cuando tu tío del pueblo enseña a los concursantes de Masterchef su pueblo y, de paso, deja claro que su sobrina/o de la capital piensa que la lechuga crece en icebergs, como su propio nombre indica.

Arrancamos con el vegetal revelación del puesto de verduras ecológicas de Canal de Castilla en el último Mercado de La Buena Vida: la nabiza. No es una acelga, ni una versión cañí de la espinaca, ni una lechuga japonesa con la que pueden hacerse esferificaciones. Es la hermana mayor (o adelantada) del grelo, todo un símbolo de Galicia. En este caso, el término hermana es absolutamente literal: la nabiza y el grelo son hijas del mismo progenitor, el nabo. Ambas son sus hojas verdes, antes de que aparezcan las flores. Las primeras en salir son las nabizas. Una vez cortadas, el nabo comienza a ‘grelear’, esto es, a brotar de nuevo hojas verdes inmediatamente previas a la floración.

La chef televisiva genuina y musa de esta sección, Elena Santonja, tenía tan claras las bondades del grelo que los incluyó en la sintonía de su programa.  Y si aparece en la canción de  ‘Con las manos en la masa’, es que es bueno.

Las diferencias entre nabiza y grelo son pocas si eres un amateur. Cualquier entendido, sin embargo, te podrá hablar de las nada sutiles divergencias de textura, sabor y formas de preparación. En cualquier caso, ambas hermanas comparten sus excelentes poderes nutritivos: mucha fibra, poca grasa, minerales y vitaminas A y C.

Lbv2

Nos han gustado tanto las nabizas, que en La Buena Vida nos las llevamos a pares.

¿Cómo prepararlos? Como los grelos, la nabiza se defiende a la perfección en caldos y cocida con patatas y ajo pero nuestros asesores, la cooperativa de mujeres Canal de Castilla, nos proponen dos recetas bien apetecibles y la mar de fáciles:

Ensalada de nabizas

Por sí sola o con la ayuda de unas cuantas hojas de lechugas, la nabiza constituye una base original y sabrosa para cualquier ensalada verde. Si añades zanahoria rayadas, champiñones finos o un poco de tomate, la jugada puede salir redonda. Para el aliño, la sugerencia es una vinagreta de aceite, vinagre de manzana y una pizca de mostaza a elección.

Tortilla de nabiza

Solo se necesitan huevos, ajos, sal y las nabizas, por supuesto.

Al romper a hervir el agua (con un poco sal), se escaldan las nabizas. Se escurren.

En una sartén, se dora un diente de ajo pequeño. Se incorporan las nabizas. Una vez terminado, el sofrito se añade a los huevos batidos y, como cualquier tortilla, vuelta y vuelta.

¡Buen provecho!